jueves, 23 de octubre de 2014

#Historias que cambian historias, Cinépolis

Por Ramsés Ancira


En la tercera semana de 2014 conocimos el programa social más interesante y del que esperamos mejores resultados que cualesquiera otro del que jamás hayamos conocido en México. Se trata de #Historiasquecambianhistorias de la fundación cinépolis.

Fundaciones hay muchas, de hecho es la forma que han adoptado grandes corporativos para reducir impuestos o ganar buena fama en la comunidad; pero este proyecto realmente nos emocionó y nos convenció.

Ya hay buenos antecedentes de Cinépolis por su participación con la comunidad. El más claro y amplio es la tarjeta Capital Social, ya que sus complejos en la Ciudad de México son los únicos  que cooperan con el Gobierno del Distrito Federal  para que todos los usuarios puedan ver una película de estreno al mes. - Por supuesto algo que no podríamos esperar de German Larrea, Grupo México  y su Cinemex- 

Luego,  destaca de Cinépolis la iniciativa para operar de cataratas a personas de bajos recursos económicos. Eso que estaba suspendido desde que a nuestro gobierno federal le horrorizó que Hugo Chávez se hiciera cargo de los enfermos mexicanos a quienes el Estado Mexicano no atiende.

En el plano cultural el Festival de Cine de Morelia es otro de los grandes méritos de Cinépolis, de la misma manera que los festivales de cine de derechos humanos o la exhibición dedocumentales de Ambulante, La Muestra Internacional de Cine, el Tour de Cine Francés...entre otros.

En estos días fuimos convocados al Patio Santa Fe ¡Horror fue nuestra primera reacción! Ir a ese sub mundo de la capital todavía en hora pico, con camiones atiborrados y...Para que detenernos en lo malo cuando lo que vino después fue glorioso.

Primero escuchamos a varios profesionistas jóvenes explicarnos su idea de que grandes historias cinematográficas pueden transformar vidas. Luego vimos un documentalito acerca de las burlas que recibía un indígena que siempre estaba acompañado de pájaros.  Después de que los niños ven la película animada Río, entienden a su singular vecino.

Más tarde Adal Ramones presentó un testimonio personal de como su padre lo hizo enamorar del cine y habló de como lo impresionó una película, El Festin de Babette, donde una cocinera de clase mundial se esmera por ofrecer un agasajo a los habitantes de un pequeño pueblo europeo.

Para Mauricio Clarck, en otro testimonio filmado, la homosexualidad era su trauma hasta que se vio reflejado en un alcohólico interpretado por Denzel Washington, que lo hizo retirarse de la farmacodependencia y aceptar sus preferencias sexuales.

Luego, los jóvenes de la fundación nos invitaron a los blogueros a repartir palomitas y refrescos a cientos de niños y adultos, algunos con síndrome de Down, otros con retraso mental, que tal vez por primera vez acudían al cine.

Pudimos comprobar lo que estudios científicos verificados en Nueva York nos han hecho saber: (gracias a otro documental que exhibió recientemente canal 11) la forma más inmediata de ser feliz es procurar la felicidad de otros. Entregar en mano de una niña de siete años un vaso de refresco y otro de palomitas, escucharle dar las gracias y observar la misma reacción de una persona de la tercera edad o de un muchacho en rehabilitación social fue ¿cómo decirlo en términos de película? ¡Supercalifragílísticoespialidoso!

La película que vino después no podía ser mejor seleccionada, el Libro de la Vida, que cuenta la historia de un país que se encuentra en el Centro del Universo, México, de un torero que no quiere matar toros y de como solo se muere lo que se olvida.

De siete, de 17 o de 72, desde todas las edades vinieron los aplausos al término de la película. Espontáneos, alegres, sin miedo al ridículo o al que dirán.

Nunca sabremos cuantas historias cambiará para bien esa mañana de matiné.

No acaba ahí la historia. Termina con una invitación para usted, si conoce a un grupo de jóvenes que vive en las calles o a niños que nunca han ido a un cine, u otro grupo vulnerable, vaya a cualquier Cinépolis y dígales que quiere llevarlos. La empresa invita y usted mismo, gentil lector(a) tendrá una historia que cambiará su historia




Por miedo a clausura Verificentros rechazan autos en regla

La solución más sencilla que encuentran automovilistas  es hacer el canje de placas al Estado de México


*Temen que les clausuren si pasan verificación autos antiguos.
*El Gobierno del DF ha gastado cientos de millones en catalizadores y de todas maneras rechazan autos


http://adf.ly/2762402/banner/http://www.blogdeizquierda.com/2014/08/alertan-de-posible-fraude-en.html

artes, 5 de agosto de 2014

Alertan de posible fraude en verificentros; @ManceraMiguelMX debe investigar cc @AGUCDMX

Por Victor Hernández

Con esto del nuevo Hoy No Circula en el DF, las condiciones se están dando para un nuevo tipo de fraude que, de acuerdo con documentos de los que blogdeizquierda.com tiene copia, está ocurriendo en los verificentros.

Se trata de simplemente negarle la verificación a un anto de más de 15 años a pesar de que fue llevado al taller a reparar y se le instalaron no uno, sino dos convertidores catalíticos antes de llevarlo a verificar.

Del incidente en cuestión tenemos los documentos y el testimonio del actor y comediante mexicano José Natera, una de de las personas más honestas que conozco, y quien se ha dedicado durante décadas a denunciar al poder por medio del teatro y la comedia política.

Fue a José a quien le negaron la verificación a pesar de tener su auto en orden.

El incidente inicia el 29 de julio de 2014, cuando José Natera llevó su auto Ford Thunderbird 1991 al taller Macauto SA de CV, donde le lavaron los inyectores, le cambiaron bujías y lo alinearon. Por esto pagó 600 pesos. Este es el recibo:


Además, al siguiente día le cambiaron el convertidor catalítico en el mismo taller. Este es el recibo con el sello del Gobierno del DF:


Este es el certificado de la instalación:


Al auto, por cierto, ya le habían instalado dos catalizadores.

Con todo esto, no le quisieron dar la verificación a su auto, como consta en este recibo del verificentro, por "dilución o parámetros fuera de rangos." No se especifica -OJO- qué cantidad de contaminantes emitía el auto, con lo cual es imposible saber cómo repararlo para que supuestamente deje de contaminar:


El caso me pareció muy extraño. El auto no estaba pasando verificación a pesar de que se le había dado todo el servicio necesario y se le había instalado un catalizador nuevo ¡dos veces! antes de la verificación incluyendo el catalizador del propio GDF.

Hablé por teléfono con José y me contó a detalle lo que ocurrió. Dos cosas de su relato me llamaron la atención:

1. Comentó que había policías afuera del verificentro y que los empleados se notaban realmente asustados por la posibilidad de que los clausuraran.

2. Un ex-empleado de otro verificentro, tiempo atrás, le confió a José que las máquinas con las cuales se hacen las verificaciones pueden alterarse ahí mismo y sin mayor problema para dar el resultado que quieran los que las operan. Sea positivo o negativo.

Lo cual llevó a concluir lo siguiente:

Existe la posibilidad de que en los verificentros estén tan asustados ante la posibilidad de una clausura, que no les están queriendo dar la verificación a los autos de más 15 años.

No porque no pasen la verficiación, sino por simple temor a que la policía encuentre sospechoso que varios autos viejos estén pasando la verficación, y se agarren de eso para clausurarlos.

El problema es que al ciudadano del DF le cuesta dinero llevar el auto al taller a darle mantenimiento y cambiarle partes, luego pagar por la verificación y al final que se la nieguen.

Hay otro detalle: cuando le cambiaron el catalizador que José le puso a su carro, para instalarle el catalizador que da el GDF, José preguntó que si qué iban a hacer con el catalizador que le acababan de quitar a su carro. Le dijeron que no se lo iban a regresar y que lo iban a revender.

Eso no está bien. El GDF nunca le dijo a la ciudadanía que revendería los catalizadores que le reemplazaran a los autos.

Pero ahí no acabó la cosa. La primera vez que le negaron la verificación a José Natera regresó su carro al taller. Lo volvieron a revisar y no tenía nada. De cualquier forma le dieron servicio nuevamente.

Regresó José a la verificación y se la volvieron a negar, esta vez con la advertencia de que si no volvía a pasar la verificación, ya no circulaba su auto ningún día.

José consideró vender su auto, pero resulta con el nuevo No Circula los autos de más de 15 años se devaluaron 50%, por lo cual José sale perdiendo por donde se le vea.

Ahora bien; El fraude que parece estar ocurriendo aquí, al margen de las pérdidas de dinero, es el decirle a la gente que se le va a dar un catalizador nuevo para poder pasar la verificación y que, a pesar de que el auto está en buen estado, se le niegue la verificación de todos modos aparentemente por temor que clausuren el verificentro simplemente por hacer su trabajo correctamente.

El problema no es sólo para el automovilista. La Ciudad de México está gastando millones de pesos en los catalizadores que está regalando. Si un auto no pasa la verificación pese a que le instalaron un nuevo catalizador del GDF, hay un daño al erario.

En lo personal apoyo la decisión del Jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, de desincentivar el uso del auto y estoy de acuerdo con el Hoy No circula, aunque considero que quienes usan sus autos para transportar material de trabajo merecen un permiso especial que a la fecha no se ha concedido.

Sin embargo, no estoy de acuerdo en que no se vigile que los verificentros hagan bien su trabajo. Poner policías afuera de los verificentros simplemente para intimidar a los trabajadores e impedir sobornos está generando la posibilidad de que para no ser clausurado, el verficentro le niegue la verificación a quienes no deberían negársela.

Aquí mismo estamos mostrando las evidencias de que esto parece estar ocurriendo.

Si esta situación continúa, no sólo seguirá generándose desaprobación al Gobierno de Mancera, sino que además se estará causando un daño al erario que le va a pegar doble a la imagen del Jefe de Gobierno ante la opinión pública.

Porque dudo que el caso de José Natera sea aislado.

PD: José Natera ha estado quejándose de esta situación en Twitter durante varios días. Le pregunté el sábado pasado que si en qué verificentro había ocurrido esto, ya que su caso realmente me parecía extraño. Al siguiente día José me llamó por teléfono y me contó lo que le había pasado. Le pedí que me enviara los recibos o documentación que tuviera para poder mostrar que no se está quejando nadamás por fregar al Jefe de Gobierno. José ha sido crítico del poder desde los 60s. Y cuando critica al gobierno es porque tiene de verdad una buena razón para hacerlo. Considero que su caso no es aislado, y que otros capitalinos van a tener problemas similares por el temor de los verificentros a una clausura. El Jefe de Gobierno del DF, por lo tanto, debe encontrar la justa medianía entre impedir los sobornos en los verificentros e impedir que por simple intimidación los verificentros no hagan su trabajo correctamente.

Entradas populares del mes

Google+ Badge

Cartelera DVD

Otros artículos que pueden gustarte

Búsquedas personalizadas

Búsqueda personalizada

Seguimiento de Ad Sense

Conoce a los personajes que buscan nuestra....

Conoce a los personajes que buscan nuestra....
Otras noticias, o quizá las mismas pero contadas por personajes que no actúan por consigna